Es improcedente un despido de un trabajador o trabajadora, que firma su baja voluntaria «sin saberlo».

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha declarado improcedente el despido de un empleado que firmó la baja voluntaria sin saberlo. En la sentencia, los magistrados no niegan que en el documento efectivamente constara la rúbrica del trabajador, pero otorgan mayor validez al testimonio de varios testigos que aseguraron que el demandante «no era consciente» de lo que estaba aceptando. Según recogen los hechos probados de la sentencia de día 7 de noviembre de 2019, el empleado, encargado de una gasolinera, presentó una baja por incapacidad temporal. Días después, recibió un mensaje de la dirección empresarial en el que se le informaba de su despido en base a un documento firmado por el mismo trabajador en el que acordaba la baja voluntaria por motivos personales. El juzgado que analizó el caso en primer lugar tachó el cese de improcedente al considerar que el empleado no sabía lo que estaba firmando. Ahora, el TSJ respalda este criterio y se apoya en el testimonio del demandante (que aunque reconoció haber firmado el documento, negó haber sido consciente de su contenido) y de tres testigos, todos ellos extrabajadores en la gasolinera cesados por la misma causa de baja voluntaria. La Sala determina que la prueba testifical en conjunto «prevalece sobre la documental aportada por la empresa y no es motivo de nulidad si la referida convicción judicial resulta bien explicada». Asimismo, el TSJ afirma que «entra dentro de lo razonable» que el trabajador no recuerde haberlo firmado, que suscribiera otros escritos sin percatarse de lo que aceptaba, «o que simplemente coincide su voluntad de causar baja con la existencia de un documento previamente obtenido por la empresa de forma clandestina», como así afirmaban los trabajadores que declararon como testigos. Por otro lado, los magistrados recuerdan que el demandante inició un proceso de incapacidad temporal y entregó al día siguiente el parte de baja, «lo que es contradictorio con el hecho de que dos días después firmase una baja voluntaria por motivos personales». Así, ratifican la versión de los testigos y consideran que sus declaraciones «se ajustan a las reglas de la sana crítica». Por todo ello, el TSJ califica el cese de improcedente, y obliga a la empresa a readmitir al encargado en su mismo puesto de trabajo y bajo las mismas condiciones anteriores al despido (más los salarios de tramitación que ascendían a 54 euros por día); o bien a indemnizarle con casi 31.000 euros en concepto de indemnización por despido improcedente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *